Un día vas a encontrar
los motivos para odiarme.
Ordenarás los como,
los cuando
y los porque…
y me odiarás.

Tendrás razones de sobra
para no querer volver a verme.
Para olvidarme,
para no retroceder
y extirparme de tu vida.

Un día tendrás organizados
todos los asuntos,
todas las verdades,
para ya no pensar en mí.

Pero no me mientas,
no te mientas,
porque lo que tienes hoy
no son motivos,
ni razones,
ni verdades.
Hoy son excusas que te sirven
para tapar el amor que no puedes disimular,
que aún no has podido dejar atrás.

Un día vas a conseguir odiarme
y seguramente olvidarme,
pero hoy… hoy no es ese día.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *