Mis padres cumplieron 40 años de casados y les escribí este pequeño texto que cuenta un poco lo que fue su vida, a los dos les tocó perder a su papá cuando eran chicos y se pasaron parte de su vida ayudando a la familia trabajando.
Se conocieron en Montevideo y estuvieron 3 años de novios por carta! Tan grande es el amor que se tienen, que pasaron cientos de situaciones duras pero siempre juntos. Son mi ejemplo, el honor de saberme hija de una pareja que siempre la pelea para salir adelante y especialmente para que a sus hijos jamás les falte nada. Este es mi pequeño homenaje a quienes me dieron la vida y las herramientas para vivirla:

Poemas de familia, dedicado a los padres.

 

 
Ellos son de una época distinta, cuando las redes sociales se armaban en la vereda… Pelota o payana, rayuela, pan y queso.
Las solicitudes de amistad las autorizaba la vecina cuando le preguntabas si su hijo podía venir a jugar; y ser “influencer” significaba que a tu prima la dejen salir con el novio solo si vos también ibas.
Esa generación que se crió tallando “me gusta” en los árboles y su whatsapp eran papelitos a escondidas de la maestra.
Con el respeto por delante y la inocencia en los ojos… una época más humana quizá, aunque también más dura.
Conocieron muy temprano las palabras “tragedia” y “sacrificio”, con la familia entera trabajando para poder comprar el pan y también estudiar.
Quizá por ser de esos tiempos en que las charlas eran mirándose a los ojos y no a una pantalla es que aprendieron el valor de la palabra, de un gesto, de un abrazo; y se cruzaron el río más ancho del mundo ida y vuelta decenas de veces, para mostrar que las distancias, cuando hay amor, no son más que números en los mapas.
Será porque en su infancia nunca sobró nada, que ellos tienen un colchón de más para el que necesite una cama donde dormir, y montones de sillas siempre dispuestas a sentar a la mesa a quien venga de visita. Así me enseñaron que la mayor riqueza que se puede tener es la de la familia y los buenos amigos.
Son mi ejemplo de humildad, de lucha y de esfuerzo. De la pareja codo a codo acompañándose en la salud y en la enfermedad.
Son la muestra de que el amor, cuando es sincero, se mantiene intacto más allá del tiempo.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *